¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Medallón Esmaltado San Lázaro

Medalla de San Lázaro Esmaltada

4.65 IVA Incluido

Medallón Esmaltado San Lázaro, que mide 45 x 30mm. Un producto ideal para regalar a un ser querido y que se sienta amparado por este colgante poderoso.

Disponibilidad: Hay existencias SKU: ME2514 Categoría:
Ver carrito

Descripción

Medalla de San Lázaro Esmaltada, que mide 45 x 30mm. Un producto ideal para regalar a un ser querido y que se sienta amparado por este colgante poderoso.

Características de la Medalla de San Lázaro Esmaltada

  • Esta medalla de San Lázaro Esmaltada ha sido elaborado de manera totalmente artesana.
  • En el paquete vas a recibir, además del medallón poderoso, una cadena de acero inoxidable y una oración a San Lázaro.
  • Mide 45 x 30 mm.
  • Su tamaño es ideal para llevar colgado al cuello todos los días.
  • Tiene gran calidad general.
  • Su diseño es elegante y puedes llevarlo con cualquier vestimenta.
  • San Lázaro es un gran protector de la vida, por lo que este medallón te mantendrá amparado cuando lo necesites.
  • Lo puedes comprar para ti o hacerlo como regalo.

Conoce a San Lázaro y su vinculación con el cristianismo

El medallón esmaltado de San Lázaro representa al personaje bíblico cuyo nombre era Lázaro de Betania, hermano de María y Marta de Betania.

  • Vivió en un pueblo de Jerusalén en cuya casa se alojó Jesús al menos tres veces.
  • Es conocido sobre todo porque según lo que dice el evangelio de Juan, Jesús lo revivió y por ello su nombre es utilizado como sinónimo de resurrección.
  • Su festividad es el 17 de diciembre y 29 de julio dependiendo las distintas iglesias.

Es venerado en las iglesias católica, ortodoxa oriental, ortodoxa, católica oriental, en la comunión anglicana y la iglesia luterana. Se lo conoce como quien “estuvo muerto cuatro días” y como el fiel amigo de Jesús.

La historia de la resurrección

San Lázaro murió y que cuatro días después fue resucitado por Jesús. Cuando este lo vio muerto, según la leyenda, se largó a llorar sin parar y comenzó a hacer oraciones, y al finalizar soltó un grito diciendo “Lázaro, ven fuera”.

Luego de exactamente 12 segundos, Lázaro salió de su tumba, en la cual estaba cubierto cuerpo y rostro con vendas. Jesús ordeno que lo soltaran. De todos los que estaban presentes, nadie podía creerlo. Ni siquiera sus hermanas.

Se dice que Lázaro saludó a Jesús y a quienes estaban allí y pregunto qué le había sucedido. Sus hermanas le contaron que había muerto un domingo, y ese día, al ser resucitado, era jueves.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.