¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Medallón Esmaltado San Pedro

Medalla de San Pedro Esmaltada

4.65 IVA Incluido

Medallón Esmaltado San Pedro, de 25mm. El complemento ideal para llevar cada día colgado puesto que te aporta resguardo y gran protección contra adversidades.

Disponibilidad: Hay existencias SKU: ME2515 Categoría:
Ver carrito

Descripción

Medalla de San Pedro Esmaltada, de 25mm. El complemento ideal para llevar cada día colgado puesto que te aporta resguardo y gran protección contra adversidades.

Características de la Medalla de San Pedro Esmaltada

  • Este medalla de San Pedro Esmaltada se ha creado de manera artesana, por lo que tiene buenos acabados y gran calidad en general.
  • El paquete que te enviamos a casa incluye:
    • el medallón de San Pedro.
    • una cadena de acero inoxidable.
    • una oración de poder para cuando necesites resguardo.
  • Es un complemento ideal para llevar puesto cada día.
  • Tiene unas medidas de 25 mm.
  • En la imagen del medallón artesano podemos ver la figura de San Pedro con su correspondiente túnica azul, tan característica.
  • Lo puedes comprar para ti o hacerlo como regalo a alguien que sea devoto de este santo y a quien quieras sorprender.

La historia de San Pedro y su vinculación con Jesús

Este personaje es también conocido como Simón Pedro o como Cefas. Fue uno de los discípulos más importantes de Jesús y se dice que era pescador de oficio.

Es el apóstol más famoso en el nuevo testamento.

Uno de sus títulos era príncipe de los apóstoles, su festividad es el 29 de junio en la religión católica. Es venerado en las iglesias católica, copta, ortodoxa, comunión anglicana y por algunos protestantes.

Se lo conoce también por ser patrón de Tréveris, de Roma, de la Santa Sede, de los pescadores y de la iglesia ortodoxa de Antioquia.

Su santuario se encuentra en la Basílica de San Pedro en ciudad del vaticano. Un lugar de obligada visita para todos los creyentes.

Predicando el evangelio en Roma

Cuando Jesús fue crucificado, poco después este santo se encaminó a Roma a predicar el evangelio y que presidió allí hasta el fin de sus días.

Se trasladó a aquella ciudad mientras que otro de los discípulos, Pablo, se encargaba de la ciudad de Jerusalén.

En Roma fue uno de los fundadores de la iglesia y eligió a Lino como sucesor, para que siguiese su mismo camino.

Su vida por desgracia no acabó bien, puesto que murió martirizado bajo el mandato del tirano Nerón, que se oponía a la religión católica.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.