Imagen de San Pedro Artesana

¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Imagen artesana de San Pedro

Imagen de San Pedro Artesana

25.30 IVA Incluido

Imagen artesana de San Pedro de 25 centímetros. Muy bella. Representa al patrón de los penitentes y arrepentidos, para que puedas realizar tus plegarias.

SKU: IMSO9 Categoría:
Ver carrito

Descripción

Bonita imagen artesana de San Pedro de 25 centímetros de altura. Está realizada artesanalmente en escayola y pintada a mano con el mayor de los cuidados, prestando atención a cada detalle. Se trata de una imagen con un gran simbolismo. En ella se nos muestra al Apóstol San Pedro como guardián de las llaves del Reino de los Cielos, que porta en su mano izquierda.

Imagen de San Pedro: Protegidos por su figura

  • San Pedro es el patrón de los pescadores. Antes de conocer a Jesús era ese su oficio y se le atribuye por tanto la protección de las gentes del mar. Muchos pescadores compran una imagen artesana de San Pedro para que les acompañe.

  • Es también el protector de los penitentes y los arrepentidos. San Pedro no juzga sus acciones pasadas e intercede por ellos ante el Señor.

  • Es patrón de artesanos y obreros. Acudimos a él para que no nos falte trabajo y para que los nuevos proyectos en los que nos embarcamos sean exitosos.

  • Es también protector contra la fiebre y los dolores. Cuando estamos enfermos con estos síntomas es recomendable encomendarnos a San Pedro para que los alivie.

Quién fue San Pedro

San Pedro o Simón Pedro, fue uno de los doce Apóstoles de Jesús. Era un pescador sencillo y generoso. Tenía una personalidad muy fuerte y sincera y se convirtió en uno de los Apóstoles privilegiados que pudo estar junto a Jesucristo en los momentos más importantes.

San Pedro fue nombrado por Jesús “piedra sobre la que fundar su Iglesia” y le entregó las llaves del Reino de los Cielos. San Pedro amaba a Jesucristo por encima de todas las cosas, pero en la noche de la crucifixión cometió un gran pecado y, tal como había predicho el Señor, Pedro negó conocer a Jesús en tres ocasiones.

San Pedro, arrepentido, lloró por su pecado y Jesús apareció ante él tras su resurrección y le concedió su perdón.

Tras ascender Jesús a los cielos comenzó San Pedro a ejercer sus labores como jefe de la Iglesia. Ocupó el puesto durante veinticinco años, hasta que el emperador Nerón lo apresó junto a San Pablo y lo condenó a morir crucificado. Para no gozar del mismo privilegio que el Mesías pidió ser crucificado cabeza abajo. Murió un 29 de junio, día de su festividad.

El primer Papa

Jesús nombró a San Pedró primer jefe de su Iglesia. Desde ese instante, la misión de San Pedro fue la de cuidar que se dieran a conocer la enseñanzas del Evangelio y la de engrandecer la Iglesia Cristiana.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Yo has agregado este producto al carrito:

0