¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Imagen artesana de San Expedito

Imagen de San Expedito Artesana

26.79 IVA Incluido

Compra esta imagen artesana de San Expedito si quieres obtener su protección. Está pintada a mano. Es ideal para la decoración religiosa de tu hogar.

SKU: IMSO13 Categoría:
Ver carrito

Descripción

Bonita imagen artesana de San Expedito realizada de manera artesanal en escayola. Está pintada cuidadosamente a mano. Mide 25 centímetros y los detalles en su acabado lo hacen perfecto para decorar cualquier estancia. La imagen lo representa con la coraza de soldado romano y la palma de mártir. Su festividad se celebra el 19 de abril.

¿A quién protege esta imagen artesana de San Expedito?

  • San Expedito es el patrón de las peticiones urgentes. Su nombre en latín significa “ágil”. Es por eso que invocamos a San Expedito para que interceda con prontitud ante Dios para ayudarnos con nuestros problemas. También porque el Santo no dudó en abrazar la fe cristiana y lo hizo rápidamente tras recibir la llamada del Señor.

  • También es protector de los militares, pues él también fue soldado. En muchos hogares con tradición militar se compra una imagen artesana de San Expedito para que proteja a los miembros de la familia que trabajan para el ejército.

  • Se le pide también por la protección de los jóvenes y los estudiantes y se le ruega para que resuelva problemas laborales y familiares.

¿Quién fue San Expedito?

San Expedito fue un soldado romano en la época del emperador Diocleciano que estaba al frente de una unidad apodada Fulminante y asentada en la actual Turquía. Según cuentan, tras una larga batalla los soldados estaban agotados y no tenían provisiones, fue entonces cuando los soldados cristianos se alzaron en oración y unos momentos después una tormenta arrasó al enemigo y les dio la victoria.

Tras esto, Expedito fue tocado por la fe y decidió convertirse al cristianismo. En ese instante, el demonio se le apareció en forma de cuervo gritando “cras, cras, cras” (“mañana” en latín”) a lo que San Expedito respondió tres veces “Hodie”(“Hoy”) y pisó al cuervo, abrazando la fe de inmediato.

El emperador, perseguidor de los cristianos, ordenó la tortura y ejecución de San Expedito, quien fue decapitado por predicar y extender el cristianismo entre sus tropas.

Origen de la devoción al mártir

La devoción por San Expedito comenzó en el siglo XVIII, cuando unas cajas de reliquias llegaron a un convento de París. Las monjas que las clasificaban descubrieron el nombre de Expedito en una de ellas y recordaron haberlo visto escrito en un antiguo martirologio romano.

Las monjas oraron al Santo pidiendo su intercesión si en verdad los huesos eran suyos y al recibir una señal rápida y clara comenzaron a predicar su devoción por el mártir.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.