Imagen de San Antonio Abad Artesana

¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Imagen artesana de San Antonio Abad

Imagen de San Antonio Abad Artesana

25.30 IVA Incluido

Imagen artesana de San Antonio Abad, el patrón de los animales y los epilépticos. Ideal para la decoración religiosa de tu hogar.

SKU: IMSO28 Categoría:

Descripción

Fantástica imagen artesana de San Antonio Abad realizada cien por cien artesanalmente en escayola. Mide 25 centímetros de altura. Se ha pintado a mano cuidando cada detalle para hacer de ella una figura bonita y con un gran acabado.

La figura de San Antonio Abad es perfecta para los amantes de los animales que deseen la protección de sus mascotas.

¿A quién protege la imagen artesana de San Antonio Abad?

  • San Antonio Abad es patrón de los afectados por enfermedades de la piel como herpes, eczema, lepra o ergotismo, entre muchas otras. También de los infectados por enfermedades contagiosas de cualquier tipo.

  • También es el Santo patrón de los animales y de las mascotas. El día 17 de enero, día de su festividad, miles de animales de compañía son bendecidos en nombre de San Antón. Muchos dueños de mascotas compran una figura de San Antonio Abad para que proteja a sus amados animales de compañía.

  • Protector y patrón de los sepultureros y los cementerios, lugares en los que él se sentía en paz y a los que se retiraba a vivir como ermitaño.

  • Es también patrón de los carniceros y los criadores de cerdos y se le suele representar con un cerdo o jabalí que siempre le acompañaba.

  • Guardián y protector de los epilépticos.

  • Patrón de la isla de Menorca y muy querido en las Islas Baleares y en la Comunidad Valenciana.

El Ermitaño y padre del monaquismo

San Antonio Abad nació en el seno de una familia acaudalada. Sin embargo, a la muerte de sus padres, decidió vender todas sus posesiones y entregar el dinero a los pobres, y dejó a su única hermana al cuidado de unas vírgenes consagradas. Se retiró entonces al desierto para llevar una vida alejada y solitaria, renunciando a todos los bienes y comodidades.

Durante su vida como ermitaño se trasladó en innumerables ocasiones y llegó a vivir entre unas tumbas, más tarde en la profundidad del desierto, e incluso fundó un monasterio donde ayudó e instruyó a otros ermitaños en la vida ascética.

Además de dedicarse a la oración, San Antonio Abad fue un gran predicador contra las herejías y obró multitud de milagros en vida y tras su muerte.

En el siglo XI, se fundó en su honor la Orden de los Hermanos Hospitalarios de San Antonio, que se dedicó durante varios siglos a cuidar a los infectados por ergotismo y a los afectados por enfermedades de la piel.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Yo has agregado este producto al carrito:

0