Imagen de la Virgen de Covadonga Artesana

¡Por compras superiores a 100€ obtén un 10% de descuento!
Imagen artesana de la Virgen de Covadonga

Imagen de la Virgen de Covadonga Artesana

35.64 IVA Incluido

Imagen artesana de la Virgen de Covadonga, pintada a mano. Mide 25 centímetros. Ayuda frente a la adversidad y es patrona de las parejas.

SKU: IMV10 Categoría:
Ver carrito

Descripción

Preciosa imagen artesana de la Virgen de Covadonga. Mide 25 centímetros, está fabricada artesanalmente en escayola y pintada a mano prestando atención a cada detalle. La Virgen viste manto rojo y corona; en su mano izquierda sostiene al niño Jesús y en la derecha una rosa dorada. La figura es perfecta para cualquiera que desee la protección de Covadonga para su familia.

Imagen de la Virgen de Covadonga, que ayuda a las parejas

Nuestra Señora de Covadonga, patrona de Asturias celebrada cada 8 de septiembre, es madre protectora de todos quienes acuden a ella.

  • Es una Virgen batalladora que auxilia a sus hijos en los momentos de dificultad. Les ayuda a superar las adversidades.

  • Es milagrera y son muchos los que han recurrido a ella en momentos de desesperación y han resultado bendecidos por la Santa Madre.

  • Es también considerada Virgen de los enamorados y del matrimonio. Los jóvenes que visitan su santuario le piden enamorarse o casarse y beben de la fuente de los siete caños. Quienes compran una imagen artesana de la Virgen de Covadonga para llevarla consigo a sus hogares se sienten protegidos por La Santina.

Leyenda de la Santina y don Pelayo

Cuenta la leyenda que una pastora que se encontraba un día con su rebaño por el monte Priena encontró una figura de la Virgen en una cueva y avisó a los demás ciudadanos para construir en lo alto del monte una ermita donde resguardar la imagen.

Todos los habitantes del pueblo colaboraron para subir materiales a la montaña y empezar el trabajo el próximo día. Pero cuando llegaron a la mañana siguiente todos los materiales habían desaparecido y estaban de nuevo al pie del monte. Volvieron a subirlos y lo mismo ocurrió durante varios días hasta que los bienintencionados campesinos comprendieron que la Virgen quería permanecer en la cueva y decidieron que la venerarían donde ella deseaba.

La leyenda relata que Don Pelayo, primer rey de Asturias, contó con la ayuda de La Santina en la batalla de Covadonga durante la reconquista de los reinos cristianos de manos de los musulmanes. Don Pelayo se refugió y luchó desde la Cueva de Covadonga, donde se le apareció la Virgen y le aseguró que la victoria era suya.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.


Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Yo has agregado este producto al carrito:

0