Misterios Luminosos

Misterios Luminosos

Misterios Luminosos

¿Qué son los misterios luminosos?

Los misterios luminosos son unos de los misterios que se rezan en el Rosario y hablan sobre la vida adulta de Jesús y otros hechos importantes dentro de ella.

A continuación vamos a ver de que trata cada misterio y cuál es el mensaje que podemos tomar de cada uno de ellos.

Primer misterio luminoso

El Bautismo de Jesús

«Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”». (Mt 3,16-17)

«El comienzo de la vida pública de Jesús es su bautismo por Juan en el Jordán. Juan proclamaba “un bautismo de conversión para el perdón de los pecados” (Lc 3, 3)» (CIC, 535).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Segundo misterio luminoso

El milagro de las Bodas de Cana

«Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: “No tienen vino”. Jesús le responde: “¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora”. Dice su madre a los sirvientes: “Haced lo que él os diga”». (Jn 2, 1-5).

«En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer signo -a petición de su Madre- con ocasión de un banquete de boda. La Iglesia concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo» (CIC, 1.613).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

 

Tercer misterio luminoso

La predicación de Jesús acerca del Reino de Dios y de la conversión

“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el Evangelio”. (Mc 1, 15)

 

“Todos los hombres están llamados a entrar en el Reino. Anunciado en primer lugar a los hijos de Israel, este reino mesiánico está destinado a acoger a los hombres de todas las naciones” (CIC, 543).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Cuarto misterio luminoso

La transfiguración de Jesús

«Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz» (Mt 17, 1-2).

«Por un instante, Jesús muestra su gloria divina, confirmando así la confesión de Pedro. Muestra también que para “entrar en su gloria” (Lc 24, 26), es necesario pasar por la Cruz en Jerusalén» (CIC, 555).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Quinto misterio luminoso

La institución de la Eucaristía en la última Cena

«Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: “Tomad, comed, éste es mi cuerpo”» (Mt 26, 26).

«Al celebrar la última Cena con sus apóstoles en el transcurso del banquete pascual, Jesús dio su sentido definitivo a la pascua judía. En efecto, el paso de Jesús a su Padre por su muerte y su resurrección, la Pascua nueva, es anticipada en la Cena y celebrada en la Eucaristía que da cumplimiento a la pascua judía y anticipa la pascua final de la Iglesia en la gloria del Reino» (CIC, 1.341).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

 

Misterios luminosos meditados

Primer Misterio Luminoso: El Bautismo de Jesús en el Río Jordán

En este primer misterio podemos imaginar como  Jesús se despide de  su madre María para iniciar su misión. Entonces, cuando llega al Rio Jordán, Juan está bautizando a todos los fieles y Jesús se une a ellos, como uno más.

Jesús nos muestra su humanidad porque aun siendo el mismo hijo d Dios se bautiza con el resto de la gente y nos da a entender la importancia del Bautismo entre los cristianos.

Este evangelio nos muestra a Jesús uniéndose con el santo Padre por medio del Espíritu Santo. Nos ayuda a imitar la humanidad de Jesús y crecer como hijos de Dios.

 

Segundo Misterio Luminoso: El primer milagro de Jesús en las Bodas de Cana

En este evangelio podemos ver como la madre de Jesús, María, estaba en este acto. Ella se encuentra velando por las necesidades de todos los asistentes.

Ella está allí para decirle a Jesús que los demás necesitan alimento, felicidad, alegría y con sus palabras humildes, la virgen nos pide que confiemos en su hijo, pues él nos dará lo que necesitemos.

 

Tercer Misterio Luminoso: El Anuncio del Reino de Dios

En este Evangelio Jesús nos invita a convertirnos. El hecho de convertirse significa dejar todo para seguir A Jesús. Significa  actuar para Cristo. Convertirse es amar desde corazón y colocar a Dios en el centro de nuestras vidas.

Para convertirse debemos dejarnos en manos de Dios nuestro cuerpo y nuestra alma,

Convertirse puede significar callara para aprenderá escuchar y hablar cuando los demás necesitan ayuda .Convertirse puede significar darse a los demás y buscar tiempo donde no lo tenemos o dar cuando tan apenas nos llega a nosotros para comer.

 

Cuarto Misterio Luminoso: La Transfiguración

En este evangelio podemos ver que hay un lugar mucho mejor que donde vivimos. El mundanal ruido a veces nos confunde vaciando nuestro espíritu y endureciendo nuestro corazón.

Al igual que los apóstoles, Jesús quiere que nos retiremos en silencio para encontrar a Dios. No invita a bendecir la oración y amar a los otros como Dios nos ama a cada uno de nosotros.

Debemos buscar a Dios en silencio y encontrarnos con él. El camino hacia Dios lo vamos contrayendo poco a poco, con nuestras acciones.

 

Quinto Misterio Luminoso: La Institución de la Eucaristía y el Sacerdocio

En este Evangelio Jesús instituye la Orden Sacerdotal ya que pide a sus apóstoles que hagan en su memoria lo que hizo en la última cena.

Debemos pedir al Señor que nos regale la virtud de la fe, para creer en la Santa Eucarística y disponer de tiempo para acompañar a Jesús en el Sagrario que baña nuestro espíritu.

Debemos pedir al señor por los sacerdotes y los relaciones que están en momentos de discernimiento y por todas aquellas personas que apoyan la misión de Jesús en el mundo.

Misterios luminosos para rezar el rosario

Los misterios luminosos los introduce Juan Pablo II en el año 2002 con la publicación de la encíclica Rosarium Virginis Mariae. En dicha encíclica los explica así: «Pasando de la infancia y de la vida de Nazaret a la vida pública de Jesús, la contemplación nos lleva a los misterios que se pueden llamar de manera especial «misterios de luz».

En realidad, todo el misterio de Cristo es luz. Él es «la luz del mundo» (Jn 8, 12). Pero esta dimensión se manifiesta sobre todo en los años de la vida pública, cuando anuncia el evangelio del Reino».

 

¿Cuándo se rezan los misterios luminosos?

A continuación, enumeramos los distintos misterios luminosos.

Primer misterio luminoso: El Bautismo del Señor

Entonces Jesús fue desde Galilea hasta el Jordán y se presentó a Juan para ser bautizado por él. Juan se resistía, diciéndole: “Soy yo el que tiene necesidad de ser bautizado por ti, ¡y eres tú el que viene a mi encuentro!” Pero Jesús le respondió: “Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo”. Y Juan se lo permitió.

Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se le abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él. Y se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”.

 

Segundo misterio luminoso: Las Bodas de Caná

Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Jesús le respondió: “Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía”. Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan todo lo que él les diga”.

Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: “Llenen de agua estas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde. “Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete”. Así lo hicieron.

El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo  y le dijo: “Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento”.

Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

 

Tercer misterio luminoso: El anuncio del Reino de los Cielos y la llamada a la conversión de los pecadores

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: “El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”.

 

Cuarto misterio luminoso: La Transfiguración del Señor

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz.

De pronto se les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Jesús. Pedro dijo a Jesús: “Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres, levantaré aquí mismo tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y se oyó una voz que decía desde la nube: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta mi predilección: escúchenlo”.

Al oír esto, los discípulos cayeron con el rostro en tierra, llenos de temor. Jesús se acercó a ellos y, tocándolos, les dijo: “Levántense, no tengan miedo”. Cuando alzaron los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús solo.

 

Quinto misterio luminoso: La Institución de la Eucaristía

Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: “Tomen y coman, esto es mi Cuerpo”. Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, diciendo: “Beban todos de ella, porque esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos para la remisión de los pecados. Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el Reino de mi Padre.

Misterios luminosos para el día de hoy

Los misterios luminosos se añadieron al Santo Rosario en el año 2002 por el Para Juan Pablo 11-

Los misterios luminosos se rezan los Jueves.

Misterios luminosos para enfermos

A continuación vamos a mostrarte todos los misterios Luminosos que se pueden rezar todos los jueves de la semana para pedir por los enfermos.

Primer Misterio. El Bautismo de Jesús.

Señor, Hijo de Dios vivo, purifica el mundo de esta pandemia y ayúdanos a que salgamos también nosotros purificados de este confinamiento.

Santísima Virgen María, Salud de los enfermos, ampáranos e intercede ante Dios Nuestro Señor.

Segundo Misterio. La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.

Señor, vela por nuestras familias, especialmente por los matrimonios, que todos aprovechemos estos días para aprender unos de otros a amar al prójimo y a amarte.

Santísima Virgen María, Salud de los enfermos, ampáranos e intercede ante Dios Nuestro Señor.

 

Tercer Misterio. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.

Señor, solo Tú tienes palabra de vida eterna, aumenta nuestra fe y perdona nuestras faltas. Vela por las almas de los fallecidos para que alcancen el Paraíso prometido.

Santísima Virgen María, Salud de los enfermos, ampáranos e intercede ante Dios Nuestro Señor.

Cuarto Misterio. La transfiguración.

Señor, Tú eres nuestro único Salvador, confiamos en ti. Vela por todos nosotros, especialmente por los que están más en riesgo, y sálvanos.

Santísima Virgen María, Salud de los enfermos, ampáranos e intercede ante Dios Nuestro Señor.

Quinto Misterio. La institución de la Eucaristía.

Señor, te rogamos para que nos concedas que podamos muy pronto volver a adorarte ante tu real presencia en el Santísimo Sacramento del Altar y participar de nuevo juntos en la Eucaristía.

Santísima Virgen María, Salud de los enfermos, ampáranos e intercede ante Dios Nuestro Señor.

¿Qué días se rezan los misterios luminosos?

Estos misterios luminosos fueron añadidos al rosario por iniciativa del papa San Juan Pablo II en 2002. ​ El día reservado para estos misterios es el jueves.

Comparte este post


0