Pareja y Sexo

Pareja y Sexo

Pareja y Sexo

En el post de hoy vamos a hablaros de la pareja y el sexo.

Cuando conocemos a nuestra pareja ya sea la actual u otras, derrochamos energía sexual por todos nuestros poros, incluso se nos huele. Estamos eufóricos ante el inicio de la relación, y así seguimos durante un tiempo. Se producen encuentros emocionantes llenos de pasión y de magia, pero, al paso de los meses y, sobre todo cuando ya somos parejas convivientes, parecemos globos que se desinflan al faltarles gas.

 

Por que ya no es lo mismo?

Esto es como yo definiría que nos ocurre con el sexo, se nos va el gas, se va reduciendo, la intimidad es más extensiva y ya no se limita a la física y a la química que antes nos dominaba.

Las relaciones sentimentales siempre suelen tener este comportamiento en el principio, para después ir modificándolo, ya sea por agentes externos a la relación o bien, porque no destinamos el tiempo necesario a la propia creatividad sexual.

Así que no es de extrañar que, muchas de nosotras, nos encontremos después de cierto tiempo en una relación seria, pensando que las cosas ya no son cómo al principio y comparando nuestra vida sexual actual con la del principio.

Y nos preguntamos, ¿ por qué ocurre esto?

Existen causas naturales y otras adquiridas.

Causas naturales

  • Nuestras hormonas ya no siguen revolucionadas como al principio de la relación, esta causa no sería justificable al 100%, ya que nunca debería desaparecer la hormona revolucionaria.
  • Las horas de sueño que antes no pesaban por ir al encuentro con nuestra pareja, ahora pesan.

Causas adquiridas

  • La responsabilidad en el trabajo crece cuando ya convivimos con la pareja, y pesa muchísimo en la relación.
  • Nuestros niños pesan, necesitan nuestra atención continuamente, y mucho, en el caso de que haya.
  • Falta de ganas por cansancio laboral o en el propio hogar.

Así pues, la mayoría de las veces nos quedamos en el sofá viendo una peli, jugando con los niños o descansando, hasta el punto de que nos quedamos dormidos y pocas ganas de nada más.

Entonces surge la pregunta:

 

¿Mantenemos pocas relaciones sexuales?

Esta pregunta es de las más importantes, porque decidir lo que se considera poco o mucho sexo, es frío.  Nadie tiene por qué decidir cual es la cantidad de sexo que hemos de tener, obviamente esto corresponde a cada persona, y cada persona es un mundo y diferente a otra.

  • Ninguna tiene las mismas necesidades sexuales.
  • Ninguna tiene los mismos problemas de pareja en este aspecto.

Estas diferencias son relevantes cuando nos planteamos cuantas veces hemos de tener actividad sexual.

  • Algunas parejas pueden considerar que una vez al mes es suficiente, su relación está basada en otras cosas, no solo el sexo.
  • Otras una vez por semana.
  • Otras entre dos o tres veces por semana.
  • Y otras parejas serán activas a diario, para después tener rachas de nula actividad sexual durante meses.

La cantidad de sexo ideal no pasa por lo que nuestras amistades u otras parejas crean que es adecuado, sino por lo que a nosotros como pareja nos funcione y nos haga sentir bien y cómodos.

A lo largo de nuestras vidas pasamos por diferentes etapas, momentos en los que estamos mejor y momentos en los que estamos peor. Viviremos situaciones en las que nos sentiremos muy sexuales y otras en las que se trata de lo último en lo que estamos pensando. Una relación larga supone que la pareja pasa también por esos estadios , y la vida sexual con ellos.

 

Las diferentes etapas de la vida afectan a nuestra actividad sexual

  • Surgirán momentos en los que estamos más cansados, o en la que tienen una sobrecarga de tareas en el trabajo y en el hogar.
  • O, por el contrario, momentos en los que los problemas laborales, el hecho de acabar de tener un hijo o vivir una situación de duelo deja a un lado el deseo sexual durante un tiempo.
  • También pasaremos por fases en las que nuestro deseo esté más activo que nunca, incluso más que al principio, y ambas fases son igual de adecuadas.

Si nuestra relación funciona y ambos estamos cómodos con la situación y no nos supone un problema, no hay motivos para la preocupación. Es posible que se trate de una fase y en otro momento la vida sexual se reactive o, tal vez, ambos nos sentimos cómodos con esa frecuencia, aunque sea diferente a la de otras personas.

Surgirán problemas cuando la falta de actividad sexual aparece en la pareja. En ocasiones por la inapetencia de alguno de los dos.

  • Por la frecuencia. Uno quiere más-el otro menos.
  • O porque a uno de los dos no le apetece en ese momento. Esto crea un clima de inseguridad en la relación.
  • Por supuesto, si la inapetencia se produce por causa de una posible infidelidad de uno de los dos.
  • Otra de las causas más frecuentes es el disfrute del sexo. Que uno de los dos no quede satisfecho.

En todos los casos la solución pasa por comunicar con nuestra pareja el problema, si fuera nuestro caso, y en el caso que fuera por la otra parte, agradeceríamos mantener una conversación sana y sin prejuicios sobre ello.

Obviamente en el tercer supuesto, la relación pasaría por graves problemas que deberían ser conversados y tratados de otra forma.

 

No debes dudar de tu relación

  • Si os encontráis cómodos con la frecuencia de vuestras relaciones sexuales.
  • Si, tal vez, sabéis que la frecuencia ha ido aumentando y decreciendo en otras ocasiones en base a vuestra situación personal
  • Si los dos sois personas con menos deseo sexual, o cualquiera que sea el motivo por el que os sintáis a gusto con la frecuencia sexual actual, no hay motivos para preocuparse por hacerlo “poco”.

Lo único realmente importante es que la vida sexual que tengáis – sea más o menos activa – os satisfaga a los dos- os sintáis cómodos y que sea la apropiada para vosotros.

Cualquier cosa que deseéis consultar sobre sexualidad, podéis realizarlas a través de nuestros asesores especializados en estos temas, y si queréis optar por potenciar vuestras relaciones sexuales, en nuestra tienda esotérica online, encontraréis, desde inciensos potenciadores sexuales, jabones, colonias, velas y un sinfín de productos preparados especialmente para ello.

 

¿Quieres saber más sobre las relaciones de pareja? sigue leyendo el post, tipos de relaciones de pareja.

 

Comparte este post


Yo has agregado este producto al carrito:

0